cómo-actuar-ante-una-crisis-empresaria-gael-solucions

No todas las crisis empresariales son financieras

Si una empresa se enfrenta a una situación adversa e inesperada que puede afectar a su reputación, hablamos de una crisis empresarial. Este tipo de situaciones requieren medidas específicas, relacionadas con tener una estrategia previa diseñada de forma correcta.

Cómo reaccionemos ante la adversidad dirá mucho de nosotros como empresa y empresarios. Por ello, es necesario tener claras unas líneas de actuación y siempre actuar de forma consciente, es decir, sabiendo lo que estamos haciendo.

Para hacerlo, debemos cumplir con una serie de protocolos establecidos de forma previa y no dar lugar a la improvisación. El compromiso debe ser total, así como la implicación de todo el equipo encargado. Esto dará una imagen homogénea y no de desacuerdo.

Una de las cosas más importantes a tener en cuenta cuando nos enfrentamos a una crisis a nivel empresarial es el liderazgo y la coordinación de los encargados del asunto. Se debe abogar por la credibilidad y la transparencia, así como ofrecer una información adecuada.

Tipos de crisis empresariales “no financieras”

En otros artículos de Gael Solucions solemos hablar de las crisis económicas financieras, pero las crisis empresariales no siempre son así. Existen muchos factores que pueden influir en una situación de crisis que nada tienen que ver.

Sin embargo, en el caso de que las empresas no actúen, siempre acabará repercutiendo de forma directa a la cuenta de explotación y, por tanto, a la estabilidad económica de la empresa.

Las crisis empresariales no financieras son con las que debemos estar familiarizados para que no nos cojan por sorpresa. Si nos adelantamos, podremos actuar de forma clara y concisa para deshacernos cuanto antes de la adversidad a la que nos enfrentamos.

Crisis de crecimiento empresarial

La crisis de crecimiento empresarial se da al comienzo de las organizaciones. Suele suceder en el nacimiento de las pymes. Llega un momento en el que no pueden satisfacer a sus clientes, por lo que desciende la rentabilidad. Con un plan, se puede solucionar.

Crisis laboral

Las crisis laborales son aquellas que afectan a los trabajos de los empleados de la empresa. Pueden darse en forma de huelgas, despidos o demandas que afecten la reputación de la organización.

 Crisis corporativa

Esta es una crisis empresarial muy extendida. Aparece cuando se da una situación que pueda poner en riesgo la imagen de la empresa, así como su reputación. Entre los factores que destacan, están las situaciones financieras o las legales.

Crisis de producto

Son las más conocidas en el sector alimentario y farmacéutico. Se dan cuando un producto fabricado o comercializado tiene defectos o contraindicaciones para el consumidor final. 

También existe en el apartado de crisis de producto algún caso en el que este es retirado por errores en el etiquetado, en la fabricación de algún componente, etc.

Crisis de transporte

Aparece cuando sucede una situación adversa relacionada con el transporte del producto. Puede darse en forma de robo, de falsificación del mismo o de un accidente.

Crisis por desastres naturales

Esta es la más difícil de prever, por lo que es necesario actuar de forma rápida e inmediata, sin ninguna dilación. Además, debemos tener cierta capacidad de improvisación lógica, teniendo en cuenta que algunos elementos que nos pueden afectar no son controlados por nosotros.

La actual pandemia provocada por la COVID-19 es un claro ejemplo de lo que hablamos. En los casos en que las empresas actuaron desde el primer momento, estas subsistirán. En el resto, habría que diferenciarlas en dos grupos.

El primero lo forman aquellas que aprovechan la situación para reorganizar su empresa y reestructurarla en base a su mercado actual, con una mirada muy clara hacia el futuro inmediato.

El resto de empresas son las que esperan que las iniciativas gubernamentales las ayuden a subsistir. Estas últimas, sin duda, tienen una clara tendencia al cierre, pues los gobiernos no modificarán las necesidades reales de sus clientes.

En definitiva, en todas las crisis es importante no continuar haciendo lo mismo pero, en la crisis actual, esto no es solo importante, sino imprescindible

Ejemplos de crisis empresariales

Si crees que una crisis empresarial es algo que suele suceder en empresas pequeñas o poco conocidas, lo cierto es que hay varios ejemplos que demuestran lo contrario. 

La clave ante esto se encuentra en la diferencia entre cómo reaccionan las empresas grandes y las pequeñas para solucionar los problemas de reputación.

Zara, en el punto de mira

El gigante textil también ha sido víctima de una crisis importante. Sucedió con la creación de una camiseta de rayas infantil que tenía una estrella en el lado izquierdo. Un periódico israelí comparó dicha prenda con la de los prisioneros judíos en los campos de concentración.

La empresa supo gestionarlo de forma rápida indicando que se inspiraron en las películas de indios y vaqueros. La estrella era la de un sheriff del Oeste. A pesar de todo, retiraron el producto de la venta de forma inmediata.

Facebook también sufre crisis

La mayor red social de nuestros tiempos también se ha enfrentado a crisis de reputación. El asunto del uso inadecuado de datos salió a la luz en el año 2018, relacionado con las elecciones estadounidenses, en las que consiguió el poder Donald Trump.

Facebook no supo cómo manejar de forma eficaz esta crisis empresarial. Mark Zuckerberg publicó un comunicado una semana después de la información dejando cientos de preguntas sin responder. Aun así, pidió disculpas y ahora ve cómo la plataforma pierde valor.

Dodot, ejemplo de malas prácticas

En la web de Dodot, una profesora de la universidad de California publicó un artículo legitimando el golpear a los niños cuando estos no actuaran de forma adecuada. Esto causó una grave crisis tras salir en la portada de los periódicos de todo el mundo.

Con el revuelo, la organización se disculpó y eliminó el artículo. No obstante, esto no fue suficiente. El asunto ocupó la primera página de Google mucho tiempo después de haberse desentendido del tema.

Tips para actuar ante una crisis empresarial

Para hacer frente a una crisis a nivel empresarial, hay que estar preparado y seguir una serie de pasos que incluir en el diseño de un buen plan estratégico.

Trabajar la actitud

Para resolver la crisis, no solo hace falta tener capacidades. Es muy importante trabajar la actitud de los líderes con respecto al problema. La motivación y la psicología son fundamentales.

Conocer el motivo

Para actuar con precisión, lo primero que se debe hacer es realizar un diagnóstico adecuado de la situación. Debemos tener claro el origen de la crisis y las consecuencias que pudiera tener. Una vez detectado, es necesario asumirlo y actuar para trabajar en las soluciones.

Ayuda externa

Pedir ayuda, al contrario de lo que muchos piensan, es un mecanismo perfecto para identificar los motivos de la crisis y crear estrategias para contenerla.

Una mirada externa en cualquier situación de la vida siempre es necesaria pero, en el caso de una empresa en la que nos jugamos dinero, lugares de trabajo, ilusiones, etc, sin duda se hace todavía más imprescindible y necesario.

En Gael Solucions damos siempre una mirada externa a los empresarios. En muchas ocasiones, ellos mismos no se dan cuenta del problema incluso aunque este sea muy cercano.

Además, con la experiencia de muchos años resolviendo crisis empresariales de muchos sectores, somos muy ágiles a la hora de determinar un diagnóstico y un plan de acción para resolver el problema. 

Estamos orgullosos de contar con muchos clientes que nos comentan que el pago de nuestros honorarios, ha supuesto para ello enormes ahorros gracias a las pérdidas que han evitado.

Hacer uso de los medios oportunos

Cuando tengamos una lista de posibles soluciones para resolver la crisis empresarial, también debemos hacer una con los medios en los que es mejor hacerlo. Es complicado en la toma de decisiones difíciles, pero es importante seguir la línea de actuación.

Decisiones firmes

Las decisiones que se tomen deben ser firmes, sin perder el enfoque en la acción que llevaremos a cabo. Esto solo cambiará si encontramos en el camino una solución más adecuada.