Gael empresa concurso

¿Una empresa en concurso puede contratar empleados?

Una pregunta que surge cuando intervenimos en un proceso de concurso de acreedores y estamos analizando vías de supervivencia es si podemos contratar nuevos empleados. Podemos llegar a la conclusión de que la incorporación de un nuevo perfil para determinado puesto puede ayudarnos a salir de la fase negativa en que nos hemos visto abocados.

Recordemos que solicitar un concurso de acreedores y su intervención judicial es una medida protectora para salvaguardar la posibilidad de continuidad. Llegar a situaciones de impagos o retrasos en los cumplimientos a veces se debe a situaciones externas ajenas a la voluntad de la empresa.

Ejemplos tenemos en cada sector. La administración y su incumplimiento en el pago a proveedores es uno de los más conocidos, sólo tenemos que recordar cuando numerosas farmacias se vieron en una posición de cierre ante el incumplimiento del  estado para solucionar las deudas contraídas con los farmacéuticos.

Por eso en la fase de análisis y estrategia para dar continuidad a la producción no debe sonar a imposible el sugerir una incorporación profesional de manera contractual en plantilla. Si el interventor lo aprueba no hay impedimento alguno para no hacerlo.

El problema, si lo hubiera, es por parte de la persona que aspire a ese puesto sabiendo que la empresa está en concurso de acreedores ya que pensará en el futuro y continuidad de la misma. Pero si lo analiza objetivamente puede transformar esa debilidad en un reto, su aportación puede contribuir de manera eficaz a su salvación. Respecto a la continuidad y futuro de su puesto es muy ambiguo, actualmente en la mayoría de empresas nadie tiene garantizado su empleo.

La empresa continúa desarrollando su actividad y sus cuentas están controladas por un interventor o síndico según el caso por consiguiente si la aceptación de ese “gasto” es con el objetivo de conseguir mejoras y si hay previsiones de ingresos suficientes como para afrontarlo no hay motivo para no poder incorporar un nuevo empleado.  

La salida de ese estado de insolvencia puede ser factible si todo el análisis y proceso se lleva adelante de manera ordenada y profesional. En el mercado hay verdaderos especialistas en solventar crisis empresariales, sólo falta encontrarlos.