coche

Si su empresa fuera un coche

Si su empresa fuera un coche ¿con qué marca y modelo lo identificaría? ¿Difícil de decidir, no? Un coche suele ser una compra emocional, ¿y su empresa? ¿No tiene mucho de emocional su empresa? Creemos que sí. Heredadas, creadas desde cero, fruto de una intuición, como lógica a canalizar su experiencia, hay tantos supuestos que seguramente alguno encaja en la esencia emocional.

¿Y si no fuera Ud. el dueño pero tuviera un cargo de responsabilidad en la misma? Pues también tendrá algo de emocional ¿por qué no?, si al fin y al cabo ha sido contratado para dar lo mejor de Ud. y potenciar al máximo su equipo. Cómo no va a tener sentimientos si de su buen hacer depende el futuro de la misma y sus trabajadores.

Quizás se identifique con un potente 4×4, un todo terreno capaz de atravesar cualquier obstáculo, o un deportivo de estruendoso motor y deslumbrante aspecto o con algún familiar, tan práctico como útil, hay opciones, seguro que la suya es diferente, pero tan válida como la de cualquier otro.

Todos tenemos razones para algo y sin embargo pocos nos planteamos que si tenemos una avería grave de motor arremangarnos y abrir el capó para… mirar cómo hay un montón de “cosas” dentro y no sabemos por dónde empezar, entonces, llamamos a la grúa para que lo lleve a nuestro taller de confianza y lo dejamos en sus manos.

Imagínese una situación de crisis semejante en su empresa, atrasos a proveedores, sueldos sin pagar, ventas estancadas, malhumor en el personal, ¿cree Ud que está realmente en condiciones de afrontar una situación de estas características con la cabeza fría?

La experiencia nos dice que ante estos momentos de caos lo mejor es confiar en profesionales externos que con su capacidad de gestión y sobre todo, con su distancia emocional, nos ayudarán a encontrar una rápida solución al problema.

Un equipo de acción inmediata que en poco tiempo será capaz de encontrar soluciones favorables para el bien de todos, protegiendo su patrimonio y salvaguardando sus intereses mercantiles. El tiempo, un valor que es la clave de toda actuación, el que tarda Ud. en leer este artículo y que para nosotros es vital para salvar su empresa y su capital.