acciones

Acciones planificadas. Claves para el éxito.

Nuestra dilatada experiencia asesorando a empresarios y sus organizaciones nos ha descubierto que muchas empresas no tienen un plan objetivo trazado de manera clara y asumible. Es importante jugar sobre un tablero con acciones planificadas para lograr éxitos.

Ciertas organizaciones funcionan adheridas a la inercia mecánica de procesos que, aparentemente, han funcionado más o menos bien y la máxima es “mejor no tocarlos” pero esto no quiere decir que se siga un plan, esto es casi como nadar y no mojar la ropa.

Trazar un plan es mucho más que producir, vender, facturar y cobrar, y en medio cruzar los dedos para que nada se tuerza, porque sino ¡adiós plannnnn! Entonces es cuando vemos que no es un plan efectivo y verdadero sino un camino por el que se transita.

Un plan de acciones se debe pensar y generar adaptándose a cada área de la empresa, no puede ser el mismo para el personal de fábrica que para el personal de ventas o el de administración. Cada uno debe tener su objetivo y todos enmarcados dentro de otro plan general o máster plan donde convergen los intereses de cada área.

Todo lo que dejemos en manos de la improvisación acaba perjudicando a la estructura general, este punto débil empieza como una fisura y acaba como una fractura, sin embargo si en el plan contemplamos posibles carencias y problemas y le adjudicamos una solución para ese momento, le damos una alternativa, evitará decisiones improvisadas y sujetas a la suerte.

Si el objetivo que te planteas es muy grande y a priori casi inalcanzable es mucho más inteligente dividirlo en sub-objetivos que no descartarlo por imposible, esos  objetivos tangibles más pequeños te acercarán al objetivo final. Ver la meta cerca de ti te da un plus de fuerza que moralmente no tenías al principio de la carrera. En la empresa funciona igual.

Como líder de una organización debes ganar la perspectiva suficiente para visualizar lo que tienes previsto que pase y si te preparas para ello lo afrontarás de una manera o de otra según tu grado de planificación.